Cubana Marathon Dancing

La Trilogia

La Cubana después de La Tempestad (finales de 1987) sufre una pequeña crisis. Muchas de las personas que habían dejado sus trabajos y estudios en el año 1983 para embarcarse en la aventura del teatro profesional, ahora querían volver a sus antiguas ocupaciones y dejar la compañía. Solo quedaron cuatro personas en el equipo: Mercè Comes, Carme Montornés, Mont Plans y Jordi Milán. Se quiere continuar el proyecto, pero… ¿cómo? y ¿haciendo qué?

Por supuesto no se podían olvidar los puntos que habían marcado la trayectoria teatral de La Cubana y que eran fruto de la experiencia adquirida: la experimentación sobre nuevos espacios, dar la vuelta a situaciones cotidianas, el juego, la sobremesa, las acciones en la calle, la participación del público… Todos estos puntos gustaban y todos apetecía llevarlos a cabo. Lo mejor era hacerlos todos: ampliar el abanico de ofertas y hacer un repertorio haciendo un ménage-a-trois, tres espectáculos que no tuviesen nada que ver el uno con el otro, que fueran presentados en tres espacios diferentes y en los cuales La Cubana hacía todo lo que le gustaba hacer: teatro en la calle, teatro en un espacio cerrado y, además, un juego de participación. Así se crea esta trilogía con:

  • Cubanadas a la Carta (1988) – Acciones en la calle
  • Cómeme el Coco, Negro (1989) – Teatro dentro del teatro
  • Cubana, Marathon Dancing (1992) – Espectáculo de participación

 

Idea y Argumento

Cubana Marathon Dancing es un espectáculo de participación. Se trata de una maratón de baile con orquesta incluida. Una parodia de la maratón de la vida.

Una multinacional americana, Cubana Incorporated, se quiere establecer en Barcelona y necesita personal. En vez de realizar las pruebas de aptitud o test psicotécnicos, la empresa organiza una maratón de baile para escoger el personal de su empresa. Para Cubana Incorporated para ganar la maratón de baile son necesarios los mismos requerimientos que pide una empresa a sus trabajadores: concentración, constancia, esfuerzo, tenacidad, espíritu de sacrificio, olvido del tiempo personal… Si el público que participa consigue bailar 24 horas seguidas, la empresa le abrirá las puertas a una vida llena de lujos y compensaciones.

Empieza la maratón. Se multiplican los espacios: dos vitrinas de alquiler de parejas de baile para aquellas personas que hayan ido solas y quieran cambiar de pareja un rato, un bar de aguas donde se sirven cócteles hechos con aguas embotelladas de todo el país, un espacio para fumadores, una escuela de baile para los que no saben mucho y una cabina de exhibición. Dos grandes relojes marcan el tiempo, que pasa volando. Y en el escenario la orquesta interpreta canciones de todas las épocas con cantantes sacados del baúl de los recuerdos. El presidente de Cubana Incorporated llega y es recibido triunfante con el himno de la empresa.

El tiempo pasa y la gente cae extenuada. Solo aguantan los más fuertes, animados por los oradores que les prometen, una y otra vez, un futuro inmejorable. Un desazón frenético invade los participantes para poder llegar a la meta. Ha habido un exceso de energía compulsiva y se funden los plomos y todo queda frenado. Al final Dios interviene: cuando vuelve la luz, el público, con humo hasta la cintura y escuchando cánticos angelicales, puede ver una visión celestial a la parte alta de la sala: la santísima trinidad, la virgen y todos los santos acompañados de un ejército de ángeles que les reciben. No han podido ganar la maratón de la empresa pero se ha ganado otra maratón: la maratón de la vida. Dios habla y les ofrece empezar otra maratón. Se puede escoger entre ir al infierno o al cielo, pero en todos dos casos tienen que esforzarse y luchar para conseguir un sitio y poder prosperar. La gente sale del recinto: empieza una nueva etapa para todos.

2.7.1.7-Cubana-Marathon-Dancing_LQ 2.7.1.6-Cubana-Marathon-Dancing_LQ 2.7.1.5-Cubana-Marathon-Dancing_LQ 2.7.1.4-Cubana-Marathon-Dancing_LQ 2.7.1.3-Cubana-Marathon-Dancing_LQ 2.7.1.2-Cubana-Marathon-Dancing_LQ 2.7.1.1-Cubana-Marathon-Dancing_LQ

ESTRENO: 3 de juliol de 1992 en el Mercat de les Flors de Barcelona

LUGAR DONDE SE HA REPRESENTADO: Barcelona

PERÍODO: Julio 1992

REPRESENTACIONES: 30

ESPECTADORES: 30.000

IDEA Y GUIÓN: Jordi Milán, Santi Millán y José Corbacho.

REPARTO:
Carme Montornés
Mercè Comes
Mont Plans
Anna Barrachina
Sílvia Aleacar
Miquel Crespi
José Corbacho
Jaume Baucis
Santi Millán
Xavi Tena
Jordi Milán

Y también:
Maria José Pérez
Filomena Martorell
Leo Quintana
Esther Soto
Genís Hernàndez
Carles Candel
Carmeta Milà
Tere Duró
Neus Sanz
Mercè Gascón
Pilar Arcas
Eli Iranzo
Jordi Muixí
Maria Cinta Compte
Joan Carles Alegre
Josep Milán
David Ramírez
Jordi Comelles
Mertxe Cisteró
Ton Plans
Jaume Muntaner
Isidre Olmo
Francesca Piñón
Gregorio Rodríguez
Caterina Solivellas
Eduard Alonso
Eva Lavilla
Julià Farràs
Eduard Sentís
Anika Villalonga
Emma

Bailarines:
Lluís Cussó
Francesc de Juan
Montserrat Clemete
Mercè Corbera
Roser Alcrudo
Ma. Rosa Martínez
Noelia Ortega
Ariadna Planes
Montserrat Cussó
Sílvia Martorell
Loli Pérez
Lourdes Llena
Rosa Ma. Martí
Mireia Coll
Jordi Alcrudo
Manuel Erruz
Pasqual Montfort
Bernat Fabregues
Ferran d’Armengol
Enric Grau
Josep Gilo
Miquel Molina
Jordi Pujol
David Segú

ORQUESTA: Orquestra Eivissa

DIRECCIÓN: Jordi Milán

 

Ficha técnicaColaboración: Glòria Rognoni
Ayudante de dirección: José Corbacho
Responsables técnicos: Juanjo Sánchez, Iago Utrilla
Actores técnicos: Pere Milán, Xavier Sentís, Ramon Artigas
Escenografía: Castells Planas (Cardedeu)
Asesor escenografía y diseño hinchables: Al Victor
Realización hinchables: Al Victor Produccions
Realización utillería y cortinajes: Teresa Icart, Begoña Simó
Realización relojes: Albert Barreda
Carpintero: Oriol Cassó
Estructuras metálicas: Mundus
Diseño vestuario: Cristina López
Diseño y realización vestuario empresa: Javier Estébanez
Asesor de imagen y maquillaje: Joan Alonso
Peluquería: La Cubana
Realización pelucas: Damaret
Músicas originales del espectáculo: Joan Vives
Coreografía: Leo Quintana
Diseño de luces: Salvador Sumsi, Joan Blancher
Técnico de luces: Xavier Costa
Diseño de sonido: Manel Ibañez
Técnico de sonido: Ramon Pérez
Realización de vídeo: Benecé Procuccions S.L.
Diseño gráfico: Raúl Pascuali
Fotografía: Antonio Nodar
Contratación: Anexa
Coordinación general: Carme Peris
Secretaria: Mar López
Relaciones públicas y prensa: Victòria Sanz
Ayudante de prensa: Montse Homs
Coordinación técnica: Miquel Crespi
Producción Ejecutiva: Santi Millán, Jaume Baucis

Fotografías
Audio

Las anécdotas generadas por este espectáculo pasaron inadvertidas por la compañía. Hubo una gran cantidad de problemas que sufrieron durante todo el período de representaciones. Estos problemas, de todo tipo aunque sobretodo políticos y ajenos a La Cubana, hicieron que sin quererlo la campaña se encontrara entro dos focos.